Barret y yo

Hola me llamo Barret

Sí, como el genio loco que creó Pink Floyd, ese grupo de rock psicodélico que tanto le vuelve loco a mi “papá humano”.
A pasado ya una semana que mi papá humano me adoptó, y ahora por primera vez siento lo que es tener una familia, y un calor de hogar, todavía me cuesta asimilar ciertas cosas, soy un poco temeroso, y desobediente, pero es que en la calle donde viví mucho tiempo no habían reglas ni orden, pero de apoco estoy aprendiendo. Tengo miedo todavía al collar, le gruño a mi papá humano, algo debió haberme sucedido, no lo hago de malo.
Me gusta tener mi cama para mi solito y mi plato de comida, mi propio collar y traílla (que no me gusta mucho), pero tengo que obedecer.
Keïta; no sé qué es exactamente para mí (mamá, hermana, tía…), es una linda, desde el primer día me recibió bien, estaba un poco deprimida, pero ahora llegué yo para hacerle compañía y ahora nos entendemos bien y ya nos queremos, fue una buena energía desde el primer día.
Me gusta salir a pasear con Keïta y mi papá humano, me siento muy orgulloso y doy muchas volteretas y me gustaría que mis amigos los perritos callejeros tuvieran la misma suerte que yo, soy muy afortunado.
Mi “papá humano” es una buena persona, puedo sentir en su corazón (nosotros los perros tenemos ese don).


Él es un loco apasionado por la música, el buen cine y los libros, Su corazón es enorme, lo puedo ver, pero siento tristeza por él, lo veo solo y triste, a veces se deprime, pero yo hago cualquier locura para decirle que no está solo, que nos tenemos.
Espero que algún día mi papá humano pueda encontrar una compañera que le ame y así se convertiría en nuestra mamá y entonces ya seríamos la familia completa, yo sé que sí.
A mi papá humano le gustaría adoptar más animalitos, pero dice que hay que ser responsable- tiempo, espacio-dinero.

Creo que luego adoptará un gato bigotudo, ya quiero ver eso.
Mi patita de lo que me atropelló un carro ya está sanando, aunque a veces me duele y falsea, pero ya me siento mucho mejor.
Eso es lo que quería contarles, la vida si es hermosa ahora y espero que para ustedes también.
Hasta otro día
Barret.


Correo electrónico

Related Articles

Mujer trabajando desde casa

Barret y yo, la historia

Pandemia