Pandemia

 ¡P A N D E M I A!

Ahora que el virus DONALD T 20, y otros de similar composición molecular se vuelven cada vez más peligrosos que el mismo COVID 19, me hago las siguientes preguntas:

1. ¿Será que algún día esos portaaviones, submarinos nucleares, acorazados y más naves guerreras de aire, mar y tierra de las que disponen los países más poderosos del orbe, se convertirán en enormes silos móviles que lleven granos, frutos y más alimentos a los pueblos asolados por el hambre y la miseria?

2. ¿Podremos encontrar, más pronto que tarde, ojalá, la manera de evitar que los países del mundo seamos gobernados por ineptos, oportunistas, corruptos o asesinos? ¿Si está visto que los mecanismos electorales no responden a las necesidades de las grandes mayorías, cuál sería el camino?

3. Si los recursos naturales que el planeta nos ofrece, sustentan en gran medida la economía y riqueza del conglomerado humano, ¿Qué podemos hacer para que esa riqueza no vaya a las manos de apenas el dos por ciento de la población? ¿podremos terminar algún día con tan perversa inequidad? Los organismos internacionales parecerían obedecer a los intereses dominantes, ¿verdad que sí?

4. ¿Llegará el día en que los medios de comunicación asuman en verdad la gran responsabilidad que su razón de ser les impone? ¿Será que sus directivos lleguen en un futuro cercano, a ser conscientes de que por medio de sus frecuencias y espacios, en gran medida, se propaga el “virus” de la ignorancia, la discriminación y la mediocridad?; difundiendo en su lugar principios básicos para el correcto comportamiento ciudadano, valores estéticos elevados en cuanto a las distintas formas del arte, incluyendo las ciencias y el conocimiento que nos empujan hacia las estrellas, así como el sano divertimento enmarcado en valores de respeto, y construido mediante lenguajes enriquecedores, creativos y saludables; considerando, además, y de manera prioritaria, la promoción de los talentos profesionales locales como premisa fundamental para sus diseños de programación.

5. Con mucho temor me pregunto, si esta tremenda experiencia que estamos viviendo, en verdad, ¿VA A VALER LA PENA?

Sin duda alguna y por románticas que suenen estas palabras, estará en nuestras manos lograr respuestas positivas, supongo.

Quieran los dioses que sí, que el aprendizaje sea proporcional al dolor y a la gran afectación que estamos sufriendo. Que la SOLIDARIDAD sea el nuevo virus que nos contamine a todos, y a esta pandemia le suceda un cambio de pensamiento fundamental, medular, así como las acciones necesarias para abrirle camino a una nueva forma de convivencia para la humanidad y todas las especies que este bello planeta alberga; en equidad, armonía y respeto.

En fin, tirando mi cable a tierra, como diría Fito, vuelvo a la realidad. Desde mi álbum “Mexsthixzo”, a manera de sentido homenaje a todos los médicos, enfermeras, tecnólogos y más héroes de hospital que ahora mismo se juegan la vida en el mundo entero, entre ellos mi amado hijo Juan Martín, les dejo con mi canción “Quiero”, como testimonio de fe y sana rebeldía. Si bien la compuse hace casi veinte años, la encuentro muy ajustada a la realidad que ahora mismo vivimos.

¡Quedémonos en casa, hermanos y hermanas del mundo!
Gracias por compartir esta publicación.

¡ABRAZO GALÁCTICO!

PD: al mencionar doctores, en la canción, por favor, entiéndase políticos.

Gracias a nuestro articulista invitado: Juan Carlos Terán, músico, compositor, poeta, productor

 

 


Correo electrónico

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Related Articles

Barret y yo

Tropical Garden. Comida saludable

Amithaba. Sanación espiritual